Sobre el Programa Rutas Solidarias

Rutas Solidarias es un programa del Ministerio de Educación, que se ejecuta desde el 2012 y que tiene como fin, reducir la deserción escolar, facilitando el traslado de estudiantes de zonas rurales a sus colegios, entregándoles  para ese fin, bicicletas que deben ser cuidadas por ellos. La Iniciativa está dirigida a estudiantes de educación básica regular pertenecientes a instituciones educativas públicas que se ubican en zonas rurales y de pobreza a nivel nacional, y cuyo traslado desde y hacia sus hogares representa un elevado costo en tiempo y/o dinero.

Adjuntamos un video con el resumen del programa:

Experiencias previas que propiciaron el desarrollo del programa Rutas Solidarias

La iniciativa se da bajo la luz de la experiencia internacional en cuanto a la provisión de un servicio de transporte seguro, barato y accesible que permita al estudiante poder llegar a su centro de estudios, en particular en los sectores más pobres. De acuerdo a la experiencia internacional vista en Chile, Brasil y Estados Unidos, el transporte escolar si genera externalidades positivas para la región a largo plazo, pero el método elegido para el transporte varía de acuerdo a las circunstancias geográficas y particularidades económicas.

Se sabe que en Brasil el uso de los buses de movilidad escolar tiene contratos ineficientes, un bajo nivel de control por parte de la escuela, y una carencia de instrumentos legales que permitan penalizar la baja calidad del servicio, dando rienda suelta a que los transportistas hagan rutas bajo un criterio comercial que social. El viaje en bus escolar bajo las condiciones señaladas hace que el niño llegue cansado o saturado de humo, lo que impacta en el rendimiento escolar, la atención en clase y en la deserción temprana.

En Estados Unidos, las evaluaciones han encontrado que existe una preferencia por usar bicicletas cuando existe infraestructura adecuada para dicho medio. Se encontró una reducción del costo de transporte a corto y largo plazo si se invierte en mejores caminos para las bicicletas, en lugar de buses. Se considera también que el sistema de transporte escolar tiene mejores resultados cuando es administrada por las escuelas y los padres, en lugar de contratar buses independientes.

En Canadá, existen diferencias en el uso de transporte entre los menores de 14 y los mayores de 14, así como entre varones y mujeres en sus respectivos grupos. Los jóvenes mayores de 14 tienen una mayor preferencia por caminar y las bicicletas que las mujeres de la misma edad. En general, la preferencia por el transporte público (bus escolar) es la misma para todos los grupos, condicionado a que existan mejores condiciones de infraestructura de caminos.

Finalmente, en Chile, se ha encontrado que es necesario un transporte escolar en las zonas rurales, debido a que no existen economías de escala como en el sector urbano. El costo para un estudiante rural es 30% mayor que el de un estudiante urbano en cuanto a transporte. Y esto, sumado a dificultades en los ingresos y la falta de recursos para pagar un bus escolar, hace que exista una deserción de casi 50% de alumnos.

A la luz de las experiencias internacionales, dado que el uso de un servicio de bus escolar es oneroso e ineficiente, se vio conveniente introducir el uso de bicicletas, debido a que es la mejor opción costo / beneficio que se puede utilizar para poder impactar sobre la deserción escolar en las zonas rurales y más pobres del Perú. Es por ello, que, el objetivo general del programa consiste en “garantizar la asistencia y permanencia de los estudiantes en las escuelas a través de bancos de bicicletas”.

Principales Objetivos del Programa Rutas Solidarias

Los objetivos específicos, de acuerdo al Ministerio de Educación son:

objetivos-programa-rutas-solidarias

  • Implementar Bancos de Bicicletas en las escuelas rurales
  • Permitir el acceso a la escuela rural de los niños, niñas y adolescentes, de manera oportuna.
  • Reducir la deserción escolar, permitiendo el logro y la mejora de los aprendizajes
  • Mejorar el bienestar físico y emocional de las / los estudiantes
  • Fomentar la protección y el cuidado del medio ambiente
  • Realizar actividades recreativas vinculadas al deporte, el arte y la cultura
  • Concertar acciones con autoridades e instituciones públicas y privadas de la localidad
  • Coordinar con la Dirección Regional de Educación (DRE) encargada del monitoreo y supervisión, la UGEL encargada de la implementación del proyecto en las zonas de intervención y las Instituciones Educativas de la administración del Banco de Bicicletas en las escuelas.

Para seleccionar las zonas, el Ministerio de Educación considera que los bancos de bicicletas deben darse en las siguientes zonas: (i) zonas de mayor dificultad para el acceso a la escuela, (ii) zonas donde el número de horas para llegar a la escuela es mayor, (iii) zonas de extrema pobreza y mayor deserción escolar, (iv) zonas de menores índices educativos (según la Evaluación Censal de Estudiantes –  ECE) y (v) zonas en el VRAEM, en la frontera y en la Amazonía. Los usuarios de Rutas Solidarias son seleccionados mediante un proceso de focalización que tiene tres etapas:

datos-intervecion-rutas-solidarias

Etapa 1: se identifican los distritos con más del 50% de sus hogares en las siguientes condiciones

  • Ubicados en centros poblados de menos de 400 viviendas
  • Pertenecientes al primer quintil de pobreza
  • Con jefas de familia o esposas del jefe de familia que no han completado primaria

Etapa 2: selección de instituciones educativas

  • Definir una lista priorizada de instituciones educativas del nivel secundario que tengan una tasa de deserción mayor o igual a 5%
  • Validar con las UGEL la factibilidad del acceso a las II.EE. en bicicleta según sus condiciones geográficas y de tránsito.

Etapa 3: selección de estudiantes usuarios

Se prioriza la asignación de los kits de bicicletas a estudiantes de acuerdo a los siguientes criterios

  • Mayor número de horas invertidas en su desplazamiento para llegar a la escuela
  • Situación económica del estudiante
  • Responsabilidad y predisposición del estudiante en el cuidado y uso de los bienes

Para garantizar el uso adecuado de los recursos, se asigna los kits de bicicletas de manera conjunta entre el director de la IE y los padres y madres de familia. Respecto al avance del proyecto, entre los años 2012 y 2015 Rutas Solidarias enfocó su intervención en la atención de alumnos de 5° y 6° grado de primaria y de todos los grados de secundaria de instituciones educativas de los quintiles 1, 2 y 3 de pobreza, así como de aquellas instituciones ubicadas en el VRAEM y zonas de frontera. Hasta el momento el programa ha repartido más de 123 mil bicicletas, en más de 5459 colegios a nivel nacional. Los beneficios del programa van desde la parte lúdica o entretenida, la incentivación de la actividad física entre los estudiantes y el enseñarles como darle mantenimiento adecuado a las bicicletas.

datos-programa-rutas-solidarias

Al 2016, 99,6% de bicicletas están repartidas; 122 549 bicicletas ya se encuentran las instituciones educativas beneficiarias; las 491 bicicletas restantes ya están en las UGEL y serán entregadas próximamente. En las instituciones educativas correspondientes a la etapa 2015 se ha conseguido entregar las bicicletas a alumnos que en promedio registraban 69 minutos de tiempo de desplazamiento desde sus viviendas hasta las instituciones educativas a las que asisten, antes de que recibieran las bicicletas.

Si bien los principales objetivos del programa son el facilitar el traslado de los estudiantes a sus colegios y reducir la deserción escolar, una de las principales razones de la deserción escolar son los problemas económicos de la familia y a la falta de una cultura que dé prioridad a la educación sobre otras actividades, lo que obliga a los niños a dejar el colegio, para poder contribuir en la economía familiar, para lo que se debería desarrollar otro tipo de acciones complementarias de tal manera que el estudiante pueda completar su educación para el desarrollo de su comunidad.